El té verde se cultivaba, en efecto, en esas lejanas regiones desde el siglo IV antes de nuestra era. El te verde tiene flavonoides, lo que quiere decir