Estas sustancias, los cereales, cuyo nombre proviene del latín ceres, la diosa de las cosechas, desde las épocas más lejanas han representado la base de la alimentación que